Diseño

El desarrollo de un producto implica la definición de los beneficios que éste va a ofrecer. Estos beneficios se entregan a través de ciertas particularidades tangibles: la calidad, las características y el diseño.

La singularidad el producto aumenta mediante el diseño. Los productos bien diseñados captan atención y provocan emociones. El diseño no es superficial, si no que llega al núcleo del mismo producto. Un buen diseño contribuye a la utilidad de un producto tanto como a su aspecto, y en él están considerados: La apariencia, su facilidad de uso, su seguridad y sencillez.

 

Pedro Golvano, arquitecto técnico e ingeniero de edificación, diseña productos y los produce bajo pedido y de manera limitada.